México.- En el mes de enero del presente año, se hizo público que el Congreso del Estado de San Luis Potosí había comprado vehículos para uso personal de cada uno de los diputados. Los automóviles en cuestión son Chevrolet Cruize, cuyo costo va de los $304 900 a los $389 900 pesos, haciendo un desembolso total de 8 millones 232 mil 300 pesos.

A 2 meses de esto, las facciones de los partidos implicados mantienen posturas diversas. En el caso de MORENA, el diputado Jesús Cardona Mireles fue desafiliado precisamente por haber votado a favor esa decisión y por haber aceptado el vehículo en cuestión.

En cuanto al PRD, la dirigencia estatal indicó que sus 4 diputados rechazaron el controversial “beneficio”. Por su parte el PAN rechazó desde el principio la iniciativa y recomendó a su bancada no aceptar los vehículos, aunque sólo acató la indicación la diputada Josefina Salazar.

En cambio el PRI ha mantenido un postura contraria a los otros partidos, ya que su dirigente estatal, Martín Juárez Córdova, refiere que la compra de esos vehículos obedece no solo a la movilidad de los congresistas, sino a la movilidad de la gestión del Congreso; por otro lado indicó que “si ya tenemos los vehículos, de alguna u otra forma, también el dejarlos inactivos generará otro tipo de observaciones, como cuando tienes un bien y no lo utilizas”.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here