El museo presentará 100 piezas únicas del proyecto

El Museo del Templo Mayor, celebra este año su 30 aniversario de abrir sus puertas al mundo para mostrar a sus visitantes mexicanos y extranjeros los orígenes y costumbres del centro ceremonial de los mexicas.

Mientras que el próximo año también se celebran los 40 años del proyecto arqueológico, para octubre de este año abrirán las puertas a una exposición que mostrará alrededor de 100 piezas únicas halladas en el recinto.

La directora del Templo Mayor, Patricia Ledesma, se expresó emocionada de la exposición, tanto que indicó que se prepara una celebración bastante “fastuosa”.

“Vamos a celebrar de manera muy fastuosa todos los trabajos que se han hecho y vamos a tener piezas tan espectaculares como Mictlaltecutli y El Caballero Águila, que son piezas invaluables”, afirma.

La intención de la directora del Templo Mayor, recinto que recibe anualmente a más de 500 mil visitantes, es mostrar una fase más humana de quiénes eran los tenochcas, en particular, y los mexicas en general.

El motivo, según lo explicó, siempre se les ha representado como muy buenos guerreros, lo cual era cierto, pero “también tenían entre sus filas a gente que era tan capaz de hacer cosas como estas, con las que demuestran que eran verdaderos artistas de la cerámica. Por sus logros, podernos decir que era gente muy especializada y seguramente quien diseñó estas obras era un Miguel Ángel, y sólo así pudo haber realizado esculturas como estas”.

En relación a las dos piezas antes mencionadas, que fueron encontradas y restauradas en el mismo lugar, han impactado a miles de personas en todo el mundo, pues su demanda las ha llevado a diversos países.

“Son dos obras que representan de una forma espectacular la imagen de los mexicas y su calidad artística, pues son un ejemplo de su capacidad para poder producir piezas artísticas de ese tamaño en cerámica. Por ello es que estarán en la exposición y vamos hablar mucho de ellas”.

Es importante recordar que estas piezas, así como todas las que se exhiben en el Museo del Templo Mayor, fueron localizadas gracias a los trabajos emprendidos por el Programa de Arqueología Urbana (PAU), iniciado en 1991, con el objetivo de investigar el área ocupada por el antiguo recinto sagrado de Tenochtitlán desde su fundación, hacia 1325, y hasta la época actual, detalló Ledesma Bouchan.

Dicha área comprende siete manzanas con los siguientes límites: al norte, las calles de San Ildefonso y Luis González; al poniente, República del Brasil y Monte de Piedad; al sur, el ala norte del Palacio Nacional y el límite sur del atrio de la Catedral, y al oriente las calles de El Carmen y Correo Mayor.

El PAU investiga los vestigios arqueológicos que se encontraban en la gran plaza ceremonial de Tenochtitlán, la cual tenía alrededor de 400 metros por lado y en su interior habían 78 edificios, según relata fray Bernardino de Sahagún. Hasta el momento se han encontrado más de 40 de ellos, y se continúan las excavaciones cuando se realiza alguna obra pública o privada debajo del área en que supone estuvo ubicado en gran recinto ceremonial.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here