Fue desde la captura de Joaquín “El Chapo” Guzmán que las riendas del Cártel se vieron perdidas.

Al interior de lo que es el Cártel de Sinaloa, se ha desatado una guerra que, pese a que existe desde hace un tiempo, apenas ha dejado salir a luz a integrantes que fueron capturados por las autoridades.

La organización criminal más grande de México que ha llegado a otros países, se ve en una situación crítica al estar dividida al interior por tres grupos que buscan algo en común, el poder y el mando.

Dichos grupos, son liderados por Aureliano Guzmán “El Guano”, Los Dámaso y los hijos de Joaquín Guzmán Loera.

Tras la captura de Dámaso López, “El Licenciado”, la estructura de esta organización de 27 años, se ha quebrado aún más.

Por otro lado, se cree que con este quiebre al interior del cártel, se abre camino al Cártel Jalisco Nueva Generación.

Y es que cabe recordar, que dichos roces en Sinaloa se desataron tras la recaptura de Joaquín Guzmán Loera en Los Monchis en enero 2016, así como su extradición hace apenas 4 meses a Estados Unidos.

Es importante recordar que Dámaso López fue quien ayudó a Guzmán Loera a escapar del penal Puente Grande en el 2001, en donde era subdirector de seguridad. Hecho que poco después dio inicio a una amistad.

Por tal razón, trasciende, “El Licenciado” buscaba la manera de sacar del liderato a los hijos del Chapo, Iván Archivaldo y Alfredo Guzmán Salazar, quienes además contaban con el apoyo de Ismael El Mayo Zambada García, fundador del cártel.

A raíz de esta problemática han surgido toda una serie de problemas en la organización y la operación del grupo criminal.

Fue durante la mañana del martes que Dámaso López fue capturado en la Ciudad de México, hecho que ha puesto más a la deriva el más grande grupo delincuencial, el cual opera en América, Europa, Asia, África y los países en los que figura son Australia, Estados Unidos, Canadá, Argentina, Ecuador, Perú, Panamá, Costa Rica y Guatemala.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here