Homicidios en cárceles aumentaron 25.6% en 2017: CNDH

Además se reveló que el año pasado se produjeron 37 suicidios, mil 48 riñas y 11 motines.

La Comisión dijo que se deben a la falta de personal de seguridad, de higiene, al hacinamiento y a la falta de división entre reclusos procesados y sentenciados

El estado de las cárceles de México, en cuanto a las condiciones que se viven al interior de las mismas, sufrieron un retroceso durante el 2017, pues en ellas se registraron 108 homicidios, lo que implica un aumento del 25.6 por ciento respecto a las 86 del año anterior.

Así lo dio a conocer el informe anual presentado por la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH).

También indicó que el año pasado se produjeron 37 suicidios, mil 48 riñas y 11 motines, mientras que en 2016 habían sido 26, 979 y cinco, respectivamente.

Gran parte de los sucesos se concentraron en penales estatales, ya que en las cárceles de gestión federal solo se tiene documentado un homicidio, un suicidio y ningún motín.

Para realizar el Diagnóstico Nacional de Supervisión Penitenciaria 2017, la CNDH estuvo presente en 198 penales, de los cuales 131 son estatales, 20 federales, tres prisiones militares y 44 cárceles municipales.

Tal cantidad de penitenciarías representa el 52.4 por ciento de las existentes en el país y al momento de las visitas disponían de una población de 186 mil 829 personas, que constituye el 86.2 por ciento del total de los reclusos nacionales.

De manera particular, la Comisión calificó el estado de las cárceles estatales con un 6.3, las federales con un 7.3, las militares con un 8.3 y las municipales se evaluaron con un 3.9.

Ruth Villanueva, visitadora general de la CNDH, entrevistada por el periódico Excélsior, apuntó que las deficiencias detectadas con mayor frecuencia son la falta de personal de seguridad, la higiene insuficiente, el hacinamiento y la falta de separación entre reclusos procesados y reclusos sentenciados.

Sobre las cárceles municipales, que fueron las de peor calificación, Villanueva subrayó la inexistencia de instalaciones necesarias para el funcionamiento de los centros, además de la falta de actividades educativas, deportivas, laborales y de capacitación para el trabajo.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here