“Construí lo que construí por mí mismo”, ha declarado en diversas ocasiones el presidente estadounidense Donald Trump, al referirse a su fortuna; sin embargo una investigación publicada por el periódico The New York Times (NYT) señala que el magnate amasó su riqueza con ayuda de su padre, el reconocido constructor Fred Trump, con quien cometió fraudes fiscales millonarios durante años.
El reporte del diario neoyorquino revela que a los 3 años de edad Donald Trump ya recibía 200 mil dólares al año, proveniente de la fortuna su padre, que a la edad de 8 ya era millonario, y que gran parte de ese dinero llegó al magnate inmobiliario a través de estrategias fiscales dudosas, en las que participó durante la década de los noventa, incluidos casos de fraude evidente.
The New York Times también descubrió que el presidente “heredó” 413 millones de dólares de sus padres, la mayoría a través de esquemas de evasión de impuestos, labor en la que, eventualmente, Trump ayudó, por ejemplo creando empresas fantasma.
Así, el presidente de Estados Unidos aumentó su fortuna mediante esquemas fiscales fraudulentos, lo que contradice sus argumentos cuando presume de su gran “habilidad” para hacer negocios, señala la información del NYT.
La investigación detalla que los padres de Trump otorgaron a sus hijos más de mil millones de dólares, por los que tendrían que haber pagado 550 millones de impuestos, es decir la tasa de 55% establecida, pero sólo cumplieron con 52.2 millones, lo que equivale solamente al 5%.
El diario además asegura que Trump ayudó a sus padres a formular un plan que devaluaba el valor de las propiedades inmobiliarias en declaraciones de impuestos, lo que reducía también los mismo cuando las propiedades eran dejadas como herencia para el mismo Donald, sus hermanos y hermanas.
La investigación se sustenta con documentos confidenciales, declaraciones y registros financieros, con los que se comprueba que el magnate recibió los 413 millones de dólares del negocio de su padre.
Cabe recordar que el presidente de la unión americana, se ha rehusado a hacer públicas sus declaraciones de impuestos, a las que tampoco se han podido acceder, lo que levanta mayores sospechas sobre el origen de su fortuna.
Tras la publicación de la investigación, Trump había evitado hacer una declaración al respecto, fue la Casa Blanca el organismo que emitió un comunicado dirigido al diario, a través de Charles Harder, abogado del mandatario, en el que afirma que: “las acusaciones de fraude y evasión fiscal del New York Times son 100 por ciento falsas, y altamente difamatorias”.
Desde que Donald Trump asumió la presidencia, la empresa familiar que se encarga de reunir sus intereses financieros, no cotiza en la bolsa, ni publica sus resultados; grupo que por cierto es dirigido por los hijos del mandatario estadounidense, Eric y Donald Junior.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here