Gerardo Sosa Castelán, presidente del Patronato de la Universidad Autónoma de Hidalgo (UAEH), enfrenta una orden de aprehensión girada por la Fiscalía General de la República (FGR), a través de la juez adscrita al Centro de Justicia Federal del Reclusorio Sur.

El pasado 27 de abril, la Unidad de Inteligencia Financiera congeló 224 cuentas bancarias a la UAEH, por supuestos “movimientos atípicos” por un monto de 150 millones de dólares; así como cuentas personales de gente vinculada a la universidad, por presuntos actos de corrupción, conflicto de interés y venta de hidrocarburos.

Sosa Castelán forma parte del escenario político de Hidalgo desde 1977, cuando dirigió la Federación de Estudiantes Universitarios, posición que ocupó para escalar al Congreso, a la presidencia del PRI estatal y al Club Pachuca.

La juez primero de distrito de Amparo en materia penal, Sandra Leticia Robledo Magaña impuso una garantía de 51 mil pesos a Sosa Castelán; la suspensión provisional surtirá efecto siempre y cuando los imputados no sean delitos graves.

No es la primera ocasión que trasciende, en medios locales y nacionales, el perfil de Sosa; en el 2004 el periodista Alfredo Rivera Flores publicó “La Sosa Nostra”, libro en que reveló actos no lícitos del ex rector de la UAEH.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here