La ex presidenta del Senado, Mónica Fernández, denunció ante la Fiscalía General de la República al panista Gustavo Madero por actos de violencia de género, luego de que hace la agredió físicamente durante la toma de protesta de Rosario Piedra Ibarra como titular de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH).

La Senadora consideró que la conducta de Madero, quien aspira a la gubernatura de Chihuahua, debe ser investigada y sancionada conforme a derecho para enviar un mensaje de “cero tolerancia” a cualquier tipo de violencia contra mujeres.

“Consciente de que el Senado debe ser una institución garante de los derechos de las mujeres, presenté una denuncia ante la Fiscalía General de la República en contra del senador Gustavo Madero Muñoz por la violencia ejercida en mi contra en la sesión del 12 de diciembre de 2019, durante la toma de protesta de la C. Rosario Piedra Ibarra como presidenta de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos”, explicó la senadora. 

En la denuncia fechada el pasado 10 de noviembre se describen las agresiones del senador Madero “con las cuales trató de impedir el desarrollo de mi quehacer en la dirección de la sesión del Senado, enfatizando que dichas acciones no solo me causaron daños físicos, sino también afectaciones psicológicas y emocionales que persisten hasta la fecha, debido a la actitud misógina, machista y burlona luego de los hechos que motivaron la denuncia”.

“La violencia ejercida en mi contra por senador Madero, obstaculizó el ejercicio de mi función como presidenta del Senado. Por ello, es necesario que la autoridad competente investigue los hechos para que se sancionen conforme a derecho los actos ejercidos en mi contra. Esta conducta cobarde no la hubiera tenido con un hombre al frente de la Mesa Directiva”.

Consideró que “está conducta lamentable, contraviene lo dispuesto en las leyes de nuestro país, además de ser contraria a los tratados internacionales ratificados por el Estado Mexicano, particularmente, la Convención sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer (CEDAW, por sus siglas en inglés) y la Convención Belém Do Pará, las cuales comprometen a nuestro país a condenar toda forma de violencia contra la mujer, así como para prevenir, investigar y sancionar todos los actores que causan daños a la mujer, tanto en el ámbito publico como en el privado”.

“Quien agrede a una mujer no tiene autoridad moral para ocupar posiciones de representación o en el servicio público. Por ello, no debemos normalizar ni dejar impune cualquier ningún tipo de violencia ejercida contra las mujeres, venga de donde venga, sin importar el nivel de las y los servidores públicos involucrados”. 

Mencionó que “de cara al inicio de los 16 Días de activismo contra la violencia de género, iniciativa convocada por la ONU para este año 2020 con el fin de promover la responsabilidad compartida mundial, desde el Senado debemos enviar un mensaje contundente en contra de la violencia contra las Mujeres en sus distintas manifestaciones”. 

Informó que en los próximos días ratificará la denuncia, confiada y segura de que la Fiscalía General de la República llevará a cabo una investigación objetiva e imparcial.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here